El toque gallego del whisky irlandés más prestigioso

LA distancia entre Baralla, en Lugo, y Cork, en Irlanda, ronda los 2.700 kilómetros. Sin embargo, la relación entre una empresa de cada una de las localidades, Maderbar e Irish Destillers, es muy estrecha, tanto que los hermanos Alejandro y Gabriel Fernández Rodríguez, propietarios de la maderera lucense, guardan entre sus tesoros una botella del exclusivo whisky irlandés Redbreast, que forma parte de una partida de 2.000, regalo de los responsables de la destilería. La razón de semejante honor está en que las barricas donde ha envejecido la bebida durante los últimos años están fabricadas con roble gallego serrado, tratado y preparado con el mayor esmero por Maderbar y el resultado no ha podido ser mejo

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros (si fuera el caso) para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad (si fuera el caso) acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies